La quiropráctica: más allá que quitar tu dolor

Cada vez que le menciono a alguien que estoy estudiando para ser doctor en quiropráctica, rápido me dice que le de un masaje aquí o allá o que le crakee la espalda. Hay veces que les pregunto para qué es la quiropráctica, y la mayoría de las personas me responden que es para estrillar los huesos, o para quitar el dolor de espalda, caderas y cabeza. Aunque la quiropráctica ayude en esos síntomas su enfoque no es ese.

 

El propósito de la quiropráctica es mejorar la comunicación entre el cerebro y el cuerpo.

 

Imagínate que estás teniendo una videollamada con una persona por celular y la calidad de video y sonido está perfecta. De repente, hay una interferencia en la señal y la videollamada se empieza a distorsionar, la voz se escucha, pero los labios de la persona no se mueven, o de repente el sonido tarda en llegar y el video se mueve, en resumen, un desastre. Todos hemos experimentado esto y más con esto del distanciamiento social. De repente, la interferencia se va y la conversación fluye de lo más bien.

 

¿Por qué esta historia? Como ya he mencionado, la quiropráctica trata de mejorar la comunicación del cuerpo y el cerebro al remover la interferencia que hay en tu columna vertebral. El cuerpo esta compuesto por varios sistemas: el circulatorio, digestivo, inmune, nervioso, muscular, entre otros. El sistema nervioso se encarga de coordinar todos los sistemas y llevar información alrededor del cuerpo. Este sistema está compuesto por el cerebro, el cordón espinal y diferentes nervios.

 

Para mover un dedo y tocar algo, el cerebro tiene que enviar un mensaje al dedo tomando varias rutas; del cerebro pasa al cordón espinal, luego por los nervios espinales y después al nervio que se conecta al dedo para la darle la instrucción para moverse. Luego, el dedo le envía información sensorial de lo que tocó y el mensaje viaja al cerebro yendo del nervio al nervio espinal, del nervio espinal al cordón espinal y del cordón espinal al cerebro.

 

En la espalda, tenemos la columna vertebral. Esta estructura está compuesta de 24 vertebras móviles, en la base, tenemos cinco vertebras fusionadas que crean el sacro y el huesito que todos hemos sentido cuando nos caemos de nalgas: el coxis.

 

En cada vértebra, hay un canal por donde pasa el cordón espinal conocido como canal espinal. Entre cada par de vértebras, se hayan dos pequeños huecos (uno en cada lado), llamados foramen intervertebral, por donde salen los nervios espinales (31 pares de nervios espinales), que cuales se originan del cordón espinal. En cada uno de estos nervios espinales, se da origen a diferentes nervios que se conectan a distintos órganos.

 

 

Ya sabiendo esto, cuando una vértebra no esté alineada con la de abajo, da origen a que el foramen intervertebral se vuelva más estrecho causando presión a los nervios espinales que salen del mismo, y, por ende, obstruye el mensaje entre el cuerpo y la mente. Esta interferencia u obstrucción es lo que conocemos, en la quiropráctica, como subluxación. Esta interrupción es causada por diferentes traumas, ya sean emocionales (estrés, corajes, etc.), físicos y/o químicos (comidas procesadas, drogas, contaminantes, etc.).

 

 

 

Por lo tanto, la función de un quiropráctico es analizar (mediante rayos X y/u otros tipos de instrumentos), y, como consecuencia, hallar y remover la subluxación aplicando un ajuste específico para que haya una mejor comunicación entre cuerpo y mente.

 

 

 

Piénsalo, si tu cerebro está encargado de que todos los sistemas trabajen coordinadamente, ¿no cree que si hay un problema en el flujo de mensajes enfrentes una situación a largo plazo? Suponga que tiene una goma elástica apretándote el dedo desde que comenzó a leer este artículo, lo mira y se da cuenta de que el dedo está casi morado o con dolor; ahora, imagine esta situación por varios años.

 

Por ejemplo, si los nervios espinales que se conectan a los pulmones están obstruidos, ¿cree que los pulmones estarían trabajando como deben? Si el cerebro y el pulmón estuvieran haciendo una videollamada, ¿cómo sería la calidad de esa conversación? No sería la mejor. Probablemente, esa persona tenga algún problema respiratorio.

 

Con una columna libre de subluxaciones, en la que el flujo del sistema nervioso corre sin obstrucciones, el cuerpo empieza hacer lo que tiene que hacer, funcionar a su manera óptima y a sanar lo que haya que sanar. ¿Se ha dado cuenta de que, cuando se corta, el cuerpo tiene la habilidad de sanar esa herida por sí misma? No es la curita o la crema que usa, sino el mismo cuerpo. Este potencial del cuerpo se expresa de manera óptima con un sistema saludable.

 

¿Qué puede sanar la quiropráctica? El quiropráctico solo remueve la interferencia o, como aprendió, remueve la subluxación facilitando un mejor flujo en su cuerpo. Quien lo cura es la inteligencia de su cuerpo.

 

Todo el mundo puede beneficiarse del cuidado quiropráctico, desde bebés hasta ancianos, y disfrutar de una vida saludable. Sí, dije bebés y ancianos, la quiropráctica es segura para cualquier persona con una columna vertebral, el quiropráctico tomará distintas medidas para cada paciente.

 

Estudios han demostrado que el cuidado quiropráctico ofrece beneficios para tratar el dolor de espalda, dolor de cabezas, migrañas, escoliosis, dolor en las caderas, problemas con el nervio ciático y entre otros.

 

El propósito de la quiropráctica es remover subluxaciones para mejorar el flujo en el sistema nervioso, y, por ende, gozar de una mejor salud. Ajusta tu espalda, y ajustarás tu vida. Llama a un quiropráctico.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Puerto Rico tendrá representación en las Olimpiadas Juveniles

July 12, 2018

1/8
Please reload

Entradas recientes